El Blog del Instituto Profesor Sada

DECÁLOGO PARA UNA BOCA SANA

DECÁLOGO PARA UNA BOCA SANA

 
  1. Evita consumir tóxicos. El consumo exagerado de tabaco, de alcoholes destilados y en general tóxicos, ya que afectan tanto a la salud en general como a la boca en particular, favorecen el desarrollo de enfermedades dentarias y de encías. Además, llevar una alimentación sana y equilibrada que permita un correcto equilibrio de nutrientes, también repercute en la renovación celular y en la buena salud bucal.
 
  1. Evita hábitos dañinos. ¿Cuáles son? Onicofagia (morderse las uñas), mordisqueo de lápices y bolígrafos, consumo excesivo de chicles y caramelos… Con el tiempo, todos esos hábitos acaban por ocasionar lesiones que afectan tanto a los dientes como a nivel de la articulación de la boca.
 
 
  1. Auto-explórate la boca cada semana. Al igual que otras partes del cuerpo, revísate a conciencia la boca. Puedes ayudarte de espejitos. Cualquier lesión o herida que pueda aparecer, debe ser tratada lo antes posible para evitar que revive en problemas más serios y soluciones más costosas.
 
  1. Límpiate correctamente. Después de cada comida, usa un buen cepillo, colutorio, dentífrico adecuado, seda dental. Hay que evitar que los restos de comidas queden entre los dientes. 
 
 
  1. Usa el cepillo correcto. Los cepillos eléctricos son más eficaces que los manuales. En cualquier caso y como norma general, uno de dureza media es el más adecuado en la mayoría de las personas. De todas maneras hay cepillos específicos para cada caso y situación de la boca.
 
  1. Ojo con las pastas dentífricas. Elegir la correcta pasa por pedir asesoramiento al dentista. Ahora las hay específicas para cada caso: para quien tenga dientes sensibles, para quienes lleven braquets, para los que padezcan gingivitis, para quienes necesiten pastas muy fluoradas. Si usas una incorrecta puede suceder que se generen infecciones resistentes a otros tratamientos.
 
 
 
 
  1. Utiliza cada producto correctamente. El enjuague con el colutorio no sustituye al cepillado. El hilo dental tampoco... Hay que tener claro en todos los casos que un enjuague nunca sustituye a un cepillado correcto y el abuso de colutorios sólo conduce a problemas importantes de salud oral e incluso general.
 
  1. Disminuye el consumo de hidratos de carbono en forma sobre todo de azúcares sólidos retentivos, que aumentan, sobre todo en niños, el riesgo de caries.
 
 
  1. Cuida las encías. Una encía con sangrado espontáneo no es normal ni es tratable en casa con un colutorio: siempre requiere intervención profesional, sobre todo por las importantes repercusiones que puede tener en el resto del organismo.
 
  1. Visitas al dentista, obligatorias. Debemos insistir en las visitas regulares al dentista, para mantener una buena higiene dental, para revisar el blanqueamiento, y en general para prevenir enfermedades bucales.

Compartir: