El Blog del Instituto Profesor Sada

RETENEDORES TRAS LA ORTODONCIA ¿SON NECESARIOS?

RETENEDORES TRAS LA ORTODONCIA ¿SON NECESARIOS?

La última fase del tratamiento de ortodoncia es la retención. Este pequeño alambre es fundamental ya que tienen un único objetivo que no debemos pasar por alto, mantener los dientes en su posición corregida y así prevenir que vuelvan a su estado inicial y debamos recurrir de nuevo a la ortondoncia. 

Pero ¿ Por qué se pueden mover los dientes? Existen varios factores n relacionados en el proceso de recidiva, desde la situación periodontal y oclusal,  hasta la fuerza de los labios y mejillas, o incluso el crecimiento continuado. Por eso, desde Instituto Profesor Sada hacemos hincapié en  el uso de retenedores al finalizar cada tratamiento de ortodoncia.

 

Cuando hablamos de retenedores solemos pensar siempre en un único modelo pero lo cierto es que existen varios tipos, fijos o removibles: 

Removibles: se deben llevar a tiempo completo durante los dos primeros meses y, cumplido ese periodo podemos reducirlo  solo a uso nocturno.  Aconsejamos un uso prolongado en el tiempo, es decir, indefinido, para siempre.

  • - Los retenedores vacuum son unas planchas de PVC muy estéticas que recubren por completo la superficie dental.
     
  • - El retenedor Hawley es una base de resina que se adapta al paladar y está unido a un arco de metal que rodea los seis dientes anteriores y los mantiene en su posición. También tiene un gancho en cada molar que permite que el aparato se mantenga fijo. La gran ventaja de este retenedor es que permite cierta capacidad de movimiento, en caso que haya alguna pequeña recidiva.

Fijos: se llevarán a tiempo completo desde el momento en que su especialista proceda a  la colocación. El ortodoncista deberá explicarle cómo higienizar la zona,  en Instituto Profesor Sada aconsejamos una limpieza  mediante el uso de hilo dental o cepillos interdentales, para evitar el acúmulo de sarro.

Los retenedores fijos consisten en un pequeño alambre de oro o acero inoxidable que se adhiere a la parte interna de los dientes. Depende del caso se colocará solo en los incisivos o se extenderá hasta los caninos o los primeros premolares.

 

Una vez se haya colocado la retención fija y/o removible, la clínica gestionara una cita de visita al cabo de 3 meses para realizar un control de los aparatos y comprobar que siguen bien ajustados. Una vez el primer control sea satisfactorio y marche todo según lo previsto, las citas serán de año en año.

No olvides mantener tu boca perfecta y ten presente siempre el retenedor.

INSTITUTO PROFESOR SADA
www.profesorsada.com 

Compartir: